El valor que damos al tiempo

Gestión del tiempo

Los seres humanos somos seres con la capacidad de brindar un apropiado valor al tiempo y a las cosas que hacemos porque de ellas depende gran parte de nuestra vida y la sociedad misma. Muchas veces damos más valor a las cosas que comúnmente llamamos “materiales” que al tiempo que tomamos para alcanzarlas.

Los niveles de valoración del tiempo varían de una sociedad a otra. En países subdesarrollados, es claro que la poca valoración del tiempo se expresa en muchas acciones, como la impuntualidad, revisar el celular, ver televisión, entre otros, y no se aprovecha adecuadamente en enriquecer la cultura a través de la lectura, el estudio o en compartir tiempo con la familia.

En nuestra sociedad damos muy poca importancia al correcto uso del tiempo, en especial los jóvenes, donde repiten casi que a diario frases como “lo hago más tarde”, “lo hago la otra semana”, o “lo hago después”... aun sabiendo que podrían hacerse estas actividades casi de inmediato, siempre se está posponiendo las tareas a realizar y en la mayoría de los casos no se cumplen en su totalidad o no se realizan como es debido.

Happy father and his children playing with a wheelbarrow on a sunny day

En este sentido, es importante reflexionar cómo nos han formado respecto al valor del tiempo y el cumplimiento de los compromisos que hacemos con otras personas y con nosotros mismos, a continuación listo algunos puntos importantes para reflexionar:

  • ¿Eres realmente consciente de que el tiempo no se recupera?
  • ¿Ves el tiempo como un recurso que tienes en tus manos para ser invertido y no gastado?
  • ¿Cumplimos las promesas que hacemos? ¿a qué personas cumplimos y a cuales no?
  • ¿Nuestros actos reflejan lo que hablamos? 
  • ¿Utilizas adecuadamente la tecnología en el contexto familiar, laboral o social? 
  • ¿Sientes que eres productivo en tu trabajo?
  • ¿Haces de modo consistente las metas que te trazas?
  • ¿Planeas adecuadamente el tiempo?

Finalmente también es preciso pensar en el equilibrio que debe haber entre aquellas cosas que queremos hacer y aquellas que podemos hacer, y con ello lograr una planeación efectiva que nos permita tener un continuo aprovechamiento del tiempo y ver reflejado en la realidad nuestros objetivos y metas.

“No es que tengamos poco tiempo, sino que perdemos mucho”

Seneca

Software para gestión de compromisos de reuniones

 

Nueva llamada a la acción

¿Te gustó el artículo? Nuestros lectores también leen los siguientes:

SUSCRÍBETE AQUÍ: ¿Quieres conocer más de nuestros contenidos?

Publicaciones recientes

Comienza ya