¿Y si mando al carajo el Sistema de Gestión de Calidad?

Woman carrying with effort big crumpled ball of paper as creativity sign

Existen muchas visiones y perspectivas sobre el sistema de gestión de calidad (SGC) y una es que es un ladrillo, que es muy difícil, que es más trabajo y que al final no es mas que un gasto para las organizaciones que lo tienen implementado, pues le complica la vida a todo el mundo y al final solo es vivido con estrés un mes al año, justo antes de la poco querida auditoría externa.

Pasa el tiempo y nos encontramos con la brecha entre la expectativa y la realidad después que hemos hecho un gran esfuerzo en la organización para implementar el SGC y certificarnos en ISO 9001, y esta brecha nos pone a pensar que cometimos un error y muy dentro del corazón queremos mandar este anhelado sistema de gestión de calidad para el carajo.

Upset businessman sitting at the table with crumpled paper in office

Cuando profundizamos el análisis de por qué nuestro sistema de gestión no ha sido lo que tanto queríamos, nos encontramos con que esa ola inició en las personas de la organización que lo ven como una pereza, como un ladrillo que no quieren cargar, algo que no les aporta sino que mas bien les resta, y ese sentimiento se va contagiando hasta que la ola se vuelve un Tsunami que arrasa el verdadero valor del SGC para la organización. 

La realidad va al punto que muchos gerentes sienten que el Sistema de Gestión de Calidad es solo un gasto, no aporta y no los hace vender más, no hace que los números crezcan y por tanto solo esperan una oportunidad para quitarle presupuesto por la mala situación económica de la organización.

Pero entonces llegan muchas preguntas a la mente: ¿en verdad puede tener valor un Sistema de Gestión de Calidad?, ¿si es cierto lo que dice la teoría sobre los beneficios que trae para la organización el certificarse en una ISO 9001:2015?, ¿Existen casos de éxito de organizaciones que crecen gracias a su SGC?, ¿mandar al carajo el Sistema de Gestión será una buena o mala decisión?.

Pues como todo en la vida efectivamente hay muchos testimonios de organizaciones que le deben su crecimiento a su Sistema de Gestión de Calidad y que por muchos años han venido mejorándolo porque lo consideran como un aspecto estratégico de alto valor que les aporta a la sostenibilidad se sus negocios... y si lo lograron ellos, nosotros también lo podemos lograr.

Si en mi organización quiero mandar mi sistema de gestión al carajo, la recomendación sería preguntarme antes de hacerlo ¿Cómo puedo innovar mi SGC para que genere verdadero valor en la organización?

Composite image of idea and innovation graphic on page with people sitting around table drinking coffee-1

Pues ahí está el punto, parte de la innovación y cambio debe iniciar en diseñar o rediseñar el SGC enfocados principalmente en el cambio de chip de la gente, en lo que agregue valor para que la organización crezca, y seguir con revisar muy bien si fue que se cayó en la mala práctica de documentarlo todo en detalle, inclusive lo que hacemos mal, en obligar a todos a hacer las cosas como está documentado, y seguir procesos burocráticos inflexiblemente sin importar que la organización esté perdiendo dinero.

Podemos tener un Sistema de Gestión de Calidad muy simple y efectivo para construir una nueva temporada en nuestra organización entre todo el personal, rediseñando en equipo los procesos y enfocándonos en documentar los pasos importantes de estos; los pasos que impactan el 80% del resultado final que casi siempre son solo el 20% de todos los pasos que tenemos y confiando en que el otro 80% de los pasos de los procesos que solo impactan el 20% del resultado final, se harán correctamente.

Podemos sumarle el analizar cómo flexibilizar el control desproporcionado que me genera un efecto adverso, para dar confianza al personal y que éste se autogestione y autocontrole de forma que la medición verdadera sea algo que incentive profundamente que entre todos podemos cumplir objetivos retadores para llevar la organización a otro nivel.

También podemos pensar en implementar software para el Sistema de Gestión de Calidad que me aporte buenas prácticas y que realice trabajo operativo por nosotros de forma que el tiempo que dedicamos a controlar los documentos y estar detrás de las personas preguntando si ya hicieron lo que tenían que hacer, lo podamos dedicar a lo estratégico, al análisis, a la innovación.

Tecnología para sistemas de gestión de calidad - software ISO 9001

Considero que llegó el momento de darle la vuelta al Sistema de Gestión de Calidad para que se vuelva el verdadero aliado de la Alta Dirección, al que le asigna presupuesto sin miedo porque se está seguro de su alto retorno, llegó el momento para innovar y para que nazcan más iniciativas colaborativas que se salgan de la caja de forma que lo que verdaderamente mandemos al carajo sea lo aburrido de continuar haciendo lo mismo que no ha funcionado para muchos y por mucho tiempo atrás.

¿Qué se te ocurre que podría ayudar a cerrar la brecha entre la expectativa y la realidad de un SGC?

Deja tu comentario aquí:

¿Te gustó el artículo? Nuestros lectores también leen los siguientes:

SUSCRÍBETE AQUÍ: ¿Quieres conocer más de nuestros contenidos?

Publicaciones recientes

Como cumplir ISO 9001 KAWAK